fbpx

Al narrar la cruel respuesta de un grupo de niños en el Poblado Miguel Alemán que compartieron su deseo de ser ‘sicarios’, el candidato de Movimiento Ciudadano David Figueroa Ortega, señaló que es imperante trabajar como gobierno y como sociedad con la niñez de Hermosillo.

“No es posible que los niños y jóvenes de esta gran capital no tengan esperanza y entreguen así su futuro; no es posible que tengan como ejemplo al crimen organizado, es una realidad que lastima y lacera el corazón de cualquier sociedad”, dijo.

Primero lo primero y no puede haber proyecto, no puede haber estrategia ni desarrollo si no ponemos atención a lo más valioso que tenemos, nuestros hijos. Como adultos no podemos taparnos los ojos y los oídos, tenemos que entender que algo está mal, que algo se está haciendo mal para que los podamos perder de esta manera.

Con acciones contundentes de prevención tenemos que salir a las calles, a las plazas, a los parques; a través de los padres de familia, de los maestros, de cualquier puente y posibilidad a nuestro alcance para rescatarlos de esas malas ideas, de esas puertas falsas ante la falta de atención, de esperanza, de desarrollo en medio de tanta pobreza y marginación en lugares como el Poblado Miguel Alemán.

Pero la misma realidad se vive en muchas calles de la zona urbana, en las colonias.

“Tenemos que entender que los gobierno están fallando porque están ausentes, lejos de la realidad de las familias hermosillenses; por eso necesitamos y ofrecemos un gobierno sensible para cambiar el destino de esos niños y niñas; de las mamás que se sienten solas y desprotegidas; de las mamás que son madres solteras y cabeza de familia y que tampoco hay quién las atienda y las entienda”, expresó David Figueroa.

El candidato de Movimiento Ciudadano recordó que le falta de guarderías por decisión del gobierno de morena ha agravado el peligro y el riesgo de perder a la niñez en nuestro país, pues sus madres se encuentran entre la disyuntiva de quedarse a cuidarlos o salir a trabajar para alimentarlos y dejarlos prácticamente en la calle ‘a la buena de Dios’.

Tenemos juntos que atender esta grave situación si queremos calles más seguras, si pensamos en un Hermosillo en paz, si creemos que nuestros niños y niñas merecen conservar sus sueños, sus anhelos. No es poca cosa, no es retórica, es la cruda y dolorosa realidad que por muchos años se ha desatendido en el municipio, no existe un solo programa de prevención para los menores o los jóvenes.

David Figueroa cuestionó que estamos reaccionando en lugar de prevenir cuando un peso invertido en la prevención, vale mucho más que un peso gastado en corrección. Se necesitan muchos más recursos, recursos que no tenemos, para enmendar que para evitar lo que hoy tenemos y vivimos en nuestras calles, concretó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *