Peleado empate entre Cimarrones y Gallos Blancos

DEPORTE PRINCIPAL
Hermosillo, Sonora, agosto de 2017.- En un encuentro que tuvo de todo en la cancha del “Héroe de Nacozari”, Cimarrones de Sonora empató 2-2 ante los Gallos Blancos de Querétaro, en la fecha número cinco de la Copa MX.
 
Los locales vinieron en dos veces de atrás para alcanzar a su rival, Gustavo Ramírez al 68’, y Raí Villa lo hizo al 89. Por parte de los Gallos marcó Luis Esqueda al 39’, vía penal y Paolo Yrizar al 73.
Ambas escuadras llegaban obligadas a ganar a la fecha cinco de la Copa MX, y fueron los Cimarrones los que comenzaron proponiendo con un futbol agresivo, y al 2’ Bernardo López tuvo una gran chance desde adentro del área, pero estrelló el balón en la humanidad de Gil Alcalá.
 
Poco a poco el duelo se fue nivelando en la mitad del campo y las oportunidades de gol decayeron en los arcos, aunque Cimarrones intentó por todos los sectores abrir a la férrea defensa de Gallos sin tener éxito.
 
En una jugada que parecía no tener mayor relevancia, Emmanuel Villa cayó en el área y el silbante decretó la pena máxima, sería Luis Esqueda el ejecutor, venciendo tranquilamente a Gabino Espinoza con un tiro cruzado al 39’.
 
Para la parte complementaria Cimarrones salió decidido a igualar el cotejo, ingresando hombres como Jairo Araujo y Gustavo Ramírez, quienes ayudaron a la delantera a crear peligro en la cabaña emplumada.
 
Al 68’ Gustavo Ramírez haría el 1-1, después de una gran pared en la banda izquierda entre Betsiel Hernández y Miguel Vallejo, este último desbordó hasta la línea final y envió un servicio hacía la colocación del paraguayo, quien sólo empujó la esférica al fondo de las redes.
 
No obstante, Querétaro tomaría la ventaja nuevamente, con un golazo del volante Paolo Yrizar al 73’, quien colocó la redonda en el ángulo con un disparo suave de pierna derecha, imposible para el lance de Espinoza.
 
Todo parecía indicar que los Gallos saldrían abantes de tierras sonorenses, sin embargo, el goleador de Cimarrones Raí Villa anotaría al 89’, tendiéndose de palomita dentro del área para cabecear un centro de Luis Oropeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *